|  redes solciales

facebook Correo RSS
MinJusticia

Orientaciones sobre COVID-19 en materia de drogas.

Covid-19

ObServatorio de Drogas de Colombia como generador de conocimiento

El Observatorio de Drogas de Colombia como generador de conocimiento

Quiénes Somos
Ruta Futuro

RUTA FUTURO:POLÍTICA INTEGRAL PARA ENFRENTAR EL PROBLEMA DE LAS DROGAS

Ir a página →
Ruta Futuro

SIDCO - Sistema de Información de Dtogas de Colombia

Ir a página →

“Seminario Virtual Políticas de Drogas Sensibles al Género”

Publicado el martes, 29 de septiembre de 2020

“Seminario Virtual Políticas de Drogas Sensibles al Género”

(Organizado por la Secretaría Ejecutiva de la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (SE-CICAD) de la Organización de los Estados Americanos (OEA), junto con el Grupo Pompidou -Consejo de Europa).

Bogotá septiembre 29 de 2020.  

Desde Colombia, y con el apoyo de la cooperación internacional, hemos venido trabajando en la realización de acciones concretas que permitan disminuir las brechas existentes entre hombres y mujeres.

 Es así como, la Política Integral para Enfrentar el Problema de las Drogas, Ruta Futuro, reconoce las diferentes poblaciones afectadas por las drogas y problemáticas asociadas, según género, curso de vida, etnia y características socioeconómicas y culturales. A partir de ese enfoque, adelantamos acciones concretas que aportan a una sociedad más igualitaria, con orientación hacia la eliminación de la discriminación y la exclusión social.

 En este sentido, el Ministerio de Justicia y del Derecho de Colombia, a través del Observatorio de Drogas, ha hecho un esfuerzo inmenso por la generación de información y estudios que aporten al diseño e implementación de políticas, planes o programas en materia de drogas, que estén basadas en evidencia y que permitan conocer las afectaciones que tiene esta problemática de manera diferencial.

 Hemos realizado estudios e informes que evidencian la situación puntual de las mujeres en el fenómeno de las drogas en temáticas como mujeres detenidas por delitos de drogas, capturas en población femenina y consumo, entre otros. Incluso el Observatorio cuenta con una sección especial para la divulgación de información relacionada con esta problemática. 

Nuestro objetivo ha sido contar con información primaria y secundaria sobre la situación de la mujer en los diferentes aspectos del problema, evidenciando afectaciones diferenciales en las mujeres, con el propósito de disponer de políticas públicas con enfoque inclusivo y diferencial.

 ¿Qué hemos encontrado en esta labor?

 Históricamente la participación del hombre en los delitos relacionados con drogas es superior a la de la mujer; sin embargo, en los últimos años, hay una tendencia a que las mujeres participen de manera más activa, ya sea como productoras, vendedoras, transportistas o consumidoras. 

Conforme a los estudios realizados, para el caso de cultivos ilícitos, evidenciamos una diferencia en los roles que desempeñan las mujeres en los cultivos de coca y amapola, mientras en el cultivo de coca el rol de la mujer generalmente está relacionado con labores domésticas, en los cultivos de amapola, se encuentra una mayor igualdad entre hombres y mujeres; y como característica relevante, las mujeres tienen mayor autonomía en los ingresos que reciben por esa actividad.

 Este tipo de hallazgos nos permiten diseñar acciones concretas para las mujeres que no sólo brinden proyectos productivos sostenibles como alternativa a los cultivos de uso ilícito en el país, sino que adicionalmente, generen estrategias reales para que estas mujeres logren su autonomía económica en la legalidad. Una bandera del Gobierno del Presidente Iván Duque Márquez.

 En relación con el consumo de drogas, es claro que el género tiene un impacto importante. De acuerdo con la “Encuesta Nacional de Consumo de Sustancias Psicoactivas de 2019”, elaborada por el Ministerio de Justicia y del Derecho, en conjunto con el Departamento Administrativo Nacional de Estadística - DANE, y publicada en 2020, casi 800 mil colombianos declararon haber usado alguna sustancia ilícita en el último año, de los cuales el 28% son mujeres. Sin embargo, cuando analizamos los indicadores de tratamiento, se evidencia una brecha en la atención, donde solo el 16% del total de ingresos corresponden a mujeres. Infortunadamente, y como en muchos países de la región, las opciones de tratamiento diferencial para mujeres son insuficientes.

 Otro dato relevante que encontramos en Colombia y en varios países de la región es la tendencia a un cierre en la brecha entre el consumo de drogas en hombres y en mujeres en edad escolar. En Colombia, incluso las mujeres escolares están consumiendo más alcohol que los hombres, al igual que tranquilizantes sin prescripción médica, y sustancias inhalables como pegantes, solventes y/o pinturas. De acuerdo con la última encuesta realizada en esta población, el consumo en mujeres aumentó en la mayoría de las drogas (marihuana y cocaína), mientras que en los hombres mostró cierta estabilización.

 En los temas de tráfico ilícito de drogas y microtráfico, la participación de la mujer ha venido aumentando, particularmente en los roles de vendedora, pasante y para introducir sustancias ilícitas en cárceles. El panorama en nuestro país no es diferente a la situación que se presenta a nivel mundial, en donde el encarcelamiento por delitos de drogas tiene un alto impacto para las mujeres. En Colombia, una de cada tres mujeres que se encuentran en cárceles, lo están por el delito de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes, siendo este delito el de mayor impacto en población carcelaria femenina.

 Por ello, uno de los temas relevantes en el país ha sido la investigación sobre las causas que llevan a las mujeres a la comisión de delitos relacionados con drogas, con el fin de prevenir su vinculación a estructuras criminales y la reincidencia en el delito. 

No podemos desconocer que, en el fenómeno de las drogas existen actores débiles que son fácilmente reemplazables y que en muchos casos su encarcelamiento no produce ningún efecto importante en el desmantelamiento de las organizaciones criminales. Estos infractores, en muchos casos son instrumentalizados por organizaciones criminales o cometen delitos motivados por diferentes razones sociales, económicas o de consumo. Este es el caso de algunas mujeres que se encuentran privadas de la libertad y cuyo encarcelamiento está produciendo un efecto no sólo en ellas, sino en su contexto familiar por el rol de cuidadoras que desempeñan.

 Durante 2018 y 2019, el Ministerio de Justicia y del Derecho, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) y el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (INPEC) realizamos el estudio denominado “Caracterización de condiciones socioeconómicas de mujeres relacionadas con drogas – Las mujeres privadas de la libertad por delitos de drogas”.

 Con este estudio pudimos conocer a fondo quiénes son las mujeres que se encuentran encarceladas por delitos de drogas en Colombia, cuáles fueron sus motivaciones para ingresar al delito, su vida familiar y laboral antes de perder su libertad; su vida en el centro penitenciario; la problemática relacionada con consumo de drogas y; sus esperanzas a futuro. En general, nos permitió profundizar en la difícil relación entre mujeres, drogas, delito y encarcelamiento.

 Este estudio fue el primero de este tipo realizado en el país, porque alcanzó una muestra casi censal llegando a más del 80% de las mujeres privadas de la libertad por delitos de drogas.

 Los resultados de este estudio exaltan la complejidad alrededor de la comisión de delitos y de la privación de la libertad en aspectos sociales, económicos y psicológicos. Si bien, por un lado, la política criminal debe desincentivar la participación en las actividades ilegales, el estudio nos muestra que las mujeres privadas de la libertad por delitos de drogas tienen unas características marcadas de vulnerabilidad:

 · Alrededor del 90% no cuentan con estudios superiores;

· Antes de la privación de la libertad, estaban mayoritariamente empleadas en el sector informal;

· Más del 80% vivían en barrios de estratos socioeconómicos bajos 0, 1 y 2;

· El 48,1 % reportó haber sido víctima de algún tipo de hecho violento antes de su reclusión; y

· El 60% tuvo su primer embarazo antes de cumplir la mayoría de edad. 

Si bien, en Colombia como en el mundo, en los últimos años existen avances considerables que permiten la participación de las mujeres en las esferas económicas y políticas de la sociedad, desafortunadamente las beneficiarias de esta historia no son todas las mujeres del país, como lo refleja la evidencia mencionada.

 Señoras y señores,

 En este escenario, es fundamental preguntarnos qué mujeres se están quedando atrás en el camino; quiénes no tienen acceso a las mismas oportunidades; quiénes son espectadoras y no protagonistas de esta historia; y a partir de este análisis, generar políticas públicas que comprendan los retos diferenciales de la problemática de drogas y sus costos, con el fin de reducir sus efectos sobre las mujeres.

 Por esta razón y desde el Ministerio de Justicia y del Derecho. estamos adelantando acciones concretas. Por ejemplo, en alianza con el Consejo Superior de la Judicatura y la Fiscalía General de la Nación, venimos trabajando en el proyecto “Género en el sistema de justicia penal: explorando alternativas al encarcelamiento basadas en la evidencia para delitos relacionados con las drogas”,que es coordinado por la CICAD/OEA gracias al apoyo institucional y financiero del Gobierno de Canadá. Desde el 2019, Colombia ha participado en esta iniciativa junto con Argentina, Costa Rica, República Dominicana y Jamaica.

 Este proyecto tiene como objetivo conocer qué alternativas se les ofrece a hombres, mujeres y personas LGBTI, en las distintas etapas procesales del sistema de justicia penal cuando ingresan por delitos menores relacionados con las drogas. Esto con el fin de promover estrategias que permitan brindar alternativas al encarcelamiento desde una perspectiva de género para personas que cometen delitos relacionados con drogas, contribuyendo de esta manera a que el acceso de mujeres y población LGBTI al sistema de justicia penal esté más acorde con los principios de igualdad y proporcionalidad.

 En este proceso, Colombia ha tenido la oportunidad de realizar un intercambio de conocimientos y construcción conjunta con delegados de los diferentes países participantes y personal de la CICAD/OEA, lo que permitió que concluyéramos la fase de planeación del estudio. Actualmente, estamos realizando las primeras acciones para la recolección de datos, lo que nos permitirá avanzar en este proyecto tan importante para el país.

 En esta línea seguiremos trabajando para prevenir la vinculación de las mujeres en la comisión y reincidencia en el delito; y en brindar respuestas diferenciadas y acordes con las situaciones particulares de las mujeres; todo esto encaminado a tener una justicia más incluyente.

 Las investigaciones y documentos que he mencionado hoy pueden ser consultadas en la página WEB de nuestro Observatorio de Drogas: www.odc.gov.co

 Muchas gracias.

 

(0)Visto (123)

Autor: humberto.gomez

Categoria: Sin categoria

:

Imprimir

Name:
Email:
Subject:
Message:
x

Gobierno de Colombia